¿Que es la Fonoaudiología?
 

 
Habilidades de lenguaje receptivo en adolescentes y jóvenes adultos
* Tú eres el regalo más grande del mundo
ERES IMPORTANTE PARA MI
¿Que es la Fonoaudiología?
Distintas concepciones sobre la lectoescritura Braille
FABULAS
FE Y AMOR FUDLA
ALFABETO BRAILE
* PLAN PADRINO RED DE AMOR
PARA REFLEXIONAR
Mis enlaces favoritos
EL JUEGO
QUE ES UNA ORGANIZACIÓN?
EL ANILLO
TEN PRESENTE QUE?
MUERTE AL FRACASO
UN BUEN PADRE
CUENTOS
DATOS CURIOSOS
Discapacidad intelectual: ¿qué es? ¿qué define? ¿qué se pretende?
COMO CRIAR HIJOS CON DISCAPACIDAD VISUAL
POR QUÉ MI HIJO PARECE SER MAS LENTO QUE OTROS NIÑOS?
CHISTES Y CHISTES
Modificación de conductas en niños con autismo
El circo global y el niño especial
LA DESNUTRICIÒN
TARTAMUDEZ
* TES DE AGILIDAD MENTAL
* ¡ABRAZAME!
EL CARPINTERO
Tony Meléndez
RESUMEN DE LOGROS
QUE HACER EN CASO DE DESPLAZAMIENTO FORZADO
Mis aficiones nuevo
imagen
La Fonoaudiología es una disciplina científica que estudia la comunicación y trabaja sobre la prevención, terapéutica y rehabilitación de sus disturbios.

La Fonoaudióloga interviene en las disfunciones o patologías que impiden o perturban el normal desarrollo de la comunicación humana.


El lenguaje es el conjunto de elementos verbales (llanto, grito, palabra) y no verbales (mirada, gesto) que constituyen el medio de comunicación de una persona. Es el resultado de la función armónica de distintas estructuras nerviosas y sensoriales; cuando esta armonía se rompe, en este caso por una enfermedad, algo pasa tambien con el lenguaje.


¿QUÉ PUEDE HACER LA FONOAUDIOLOGÍA POR MI HIJO MIELOMENINGOCELE?

En los niños mielomeningocele con alteración en los mecanismos de comunicación, la Fonoaudiología, buscara no sólo la recuperación de esas funciones alteradas, sino que su objetivo de trabajo será encauzar a la integración global de ese niño en el medio social, aun con alteraciones remanentes.

Podemos sintetizar nuestra propuesta en: lograr la mayor independencia que le permita al niño relacionarse y comunicarse por sus propios medios con el mundo que lo rodea.


EVOLUCION DE LA COMUNICACIÓN DURANTE EL PRIMER AÑO DE VIDA

Desde el nacimiento comienza la primer etapa de la comunicación, llamada prelingüística, o sea todo lo previo al lenguaje hablado.
Todo lo que va apareciendo prepara al niño para el desarrollo de su futuro lenguaje verbal; ya que esa facultad de hablar es algo que no se da de una sola vez, sino que se adquiere y consolida a traves de distintos estadios evolutivos.

En esta etapa se establecen los primeros recursos comunicativos del niño, en especial con la madre.

El niño aprende a hablar a medida que va aumentando la necesidad de expresarse.
Durante los primeros meses, es fundamental el papel comunicativo del llanto, poco a poco este va adquiriendo variaciones para cada necesidad. La madre empieza a comprender lo que desea su bebe en un momento determinado. Ya distingue cuando ese llanto manifiesta dolor, hambre, sueño u otra molestia.

Luego de la comunicación a través del llanto, aparece la etapa del juego vocálico o balbuceo. Esto es cuando alrededor de los dos meses surge la repetición incesante y aparentemente sin sentido de sonidos vocálicos primero (a-a-o-e-e) y luego de sonidos guturales (g-g-g.)
Esto constituye indudablemente una valiosa ejercitación para el niño.

El bebe repite en forma continua un sonido y poco a poco incluye otro nuevo y los combina. Asi es como paulatinamente va generando nuevos sonidos.

En este momento, el niño es capaz de responder a las incitaciones de la madre cuando es estimulado con los mismos sonidos que él es capaz de producir.

Este juego vocal se produce en momentos de tranquilidad fisiológica, es decir cuando no hay estimulos externos que llamen su atención y cuando sus necesidades estén satisfechas.

Hacia los cinco meses, comienza la segunda etapa del juego vocal, donde el bebe no sólo repite por placer, sino que entran en juego otros elementos importantes que son los estimulos auditivos que le llegan del exterior y que le permiten incluir nuevos sonidos.

Asi desde el segundo semestre de vida, hay una actividad vocal semana a semana mas rica.

Las posibilidades de emisión son cada vez mas variadas y amplias. Incluso en esta ejercitación que hace con los sonidos que ha seleccionado y propios de su lengua materna, a traves de la estimulación brindada por el medio que lo rodea, no es raro que aparezcan semejanzas con ciertos vocablos, y es allí cuando su familia quizá suponga escuchar un “mama” o un “papa”, cuando en realidad el niño sólo ha formado causalmente esas combinaciones sonoras, por el solo hecho de entregarse al ejercicio de producir sonidos; pero nada de todo ello constituye todavia lenguaje verdadero.

El niño recién empieza a conceder significado a determinados sonidos emitidos llegando al año de edad.

Es durante este segundo semestre de vida que ira incorporando la comprensión de palabras relacionadas con sus actividades cotidianas, como por ejemplo: su mama, la alimentación, el sueño, el juego; o sea que todo esta indudablemente ligado a lo que constituyen sus intereses.

Esta comprensión, le permitirá interiorizar estos significados como forma de transición hacia el habla propiamente dicha; es la asimilación de un sonido determinado que se vincula a una situacion constante; asi aprende a usar multiples palabras que ha oído siempre de boca de los adultos y en idénticas situaciones (acá esta papá, vamos a hacer noni, esta es la mamadera, etc.)

Esto es sólo el comienzo, ya que han de pasar algunos meses hasta que el niño se haga entender satisfactoriamente a través de la palabra hablada, y mucho mas hasta que pueda usar el lenguaje en su plenitud.

Imagen
CARACTERÍSTICAS DE LA APARICIÓN Y DESARROLLO DEL LENGUAJE EN EL NIÑO CON MMC


Debemos destacar la importancia de dos etapas en lo que hace al proceso madurativo de la comunicación.

1. El primer año de vida, será la base fundante de la comunicación posterior, donde podemos destacar distintos elementos:

:: Los primeros recursos comunicativos del bebé, en especial con su madre (mirada, sonrisa)

:: La importancia del llamado y sus variaciones para cada necesidad

:: A medida que necesita expresarse ejercita nuevos modelos sonoros (que surgen espontáneamente y como imitación del medio)

:: Poco a poco aumentan sus posibilidades sonoras, merced a los estímulos del medio ambiente.

::Cerca del año empieza a conocer significaciones a determinadas emisiones, siempre a través de las influencias del medio.


2. Otra etapa importante la encontramos entre los 2 ½ y 3 años, que es el momento en que se hace manifiesto el soliloquio, neta etapa de formación de su lenguaje interior, coincidiendo parcialmente con el lenguaje egocéntrico.

Generalmente en éstas condiciones el lenguaje del niño, cumple un papel acompañante de las actividades de juego, no hay una marca de diferenciación, entre ese monólogo, como manifestación externa del lenguaje, y la actividad discursiva del pensamiento (lenguaje interior). Este se va formando a expensas del lenguaje exterior y sus significados.

Esto nos lleva nuevamente, a la importancia que tiene el mundo exterior que rodea al niño (o sea la familia) que muchas veces, aún en esta edad continúa más preocupado por el resto de factores orgánicas y hace que esa estimulación necesaria no llegue.

La etapa de los monólogos o soliloquios se prolonga, no ya con las mismas características del comienzo, pues el niño la va enriqueciendo y empieza a incluir otros elementos gramaticales(adjetivos, verbos artículos, preposiciones, conjunciones) llegando a poseer un lenguaje verbal sintacticamente bien organizado, semejante al de un adulto, pero manteniendo las características de “lenguaje para sí mismo”. Sólo referido a lo que le interesa.

Sus verbalizaciones se transforman en una verdadera logorrea, con características propias.:

- un razonamiento ordenado.
- buena continuidad en el relato
- pero fuera del contexto real de ese momento.

Muchas veces, esta logorrea se transforma en poco inteligible para los que lo rodean, por la presencia de fallas articulatorias para algunos fonemas. La característica es que éstas se mantienen tanto, en el análisis como en las síntesis fonemáticas, y en el lenguaje repetido como en el espontáneo.

De nuestra experiencia en el trabajo con niños mielomeningocele podríamos esquematizar la aparición y desarrollo de la comunicación verbal en tres grupos:

1. Aparición y desarrollo normal de la comunicación verbal

2. Aparición normal o escasamente tardía del lenguaje, con desarrollo mas lento del mismo y con probable aparición a posteriori de ciertos trastornos tales como:

- Dislalias: fallas en la pronunciación de determinados fonemas.

- Ecolalias: perseveraciones o repetición de lo que dice el otro, dificultad en organizar sus propias respuestas, repitiendo aquello que escucha de los adultos.

- Logorrea: dificultad para parar de habla, es el niño “muy charlatán” pero que en realidad no esta diciendo o comunicando nada; es un hablar vacío, hueco.

- Caracteristicas especiales de la voz y resonancia: el timbre de voz suele ser mas agudo, diríamos que suena como aflautado, bitonal por momentos. Esto se debe a que muchas veces el mielomeningocele puede ir acompañado de otras pequeñas malformaciones, una de ellas determinaría la compresión del recurrente (nervio que inerva las cuerdas vocales) determinando su anormal funcionamiento y por ende esas caracteristicas de la voz.


3. Retraso manifiesto en la adquisición del lenguaje y posterior evolución.



FACTORES QUE DETERMINAN ESAS ALTERACIONES


Varios son los factores que pueden contribuir a que un niño mielomeningocele tenga dificultades en el desarrollo del lenguaje:

:: Alteración en la motricidad que le limita las posibilidades de exploración y las propias experiencias.

:: Dificultades en la atención selectiva que limitan las posibilidades de concentración de estímulos.

:: Hospitalizaciones prolongadas por cirugías u otras complicaciones, que disminuyen las oportunidades del niño para el aprendizaje exploratorio.

:: Disminución de las oportunidades de interacción con otros, siendo el desarrollo del gesto, imitación vocal y verbal y de las relaciones sociales también limitadas.

:: La distractibilidad y los problemas perceptivos, que lo llevan a no poder discriminar importantes estímulos viscerales o auditivos, pueden interferir en la habilidad del niño para entender y usar las palabras; como resultado se retarda la adquisición del lenguaje.


Cuando el niño ha desarrollado lenguaje es común observar la presencia de un conjunto de formas verbales muy típicas, que en general se caracterizan por usar bien las formas del lenguaje (frases, oraciones y estructuras gramaticales).

Así vamos a observar:

:: Capacidad para usar gran cantidad de palabras en una conversación pero con poca comprensión de su significado.

:: Uso precoz de vocabulario adulto, inapropiado y sofisticado para su edad.

:: Dificultad para prestar atención al lenguaje en ambientes con demasiados estímulos.

:: Uso de frases hechas (sociales) que son imitación del lenguaje adulto, más de lo corriente.

:: Dificultad en comprender relatos y responder preguntas.

:: Presencia de largos monólogos monotemáticos desconectados de la realidad del momento.


METODOLOGIA DE TRABAJO FONOAUDIOLOGIO


Nuestro plan de trabajo se basará en el resultado de la evaluación que hacemos con el niño.

En este tendremos en cuenta lo que es capaz de realizar el niño frente a nosotros y lo que refiere la familia que el niño puede hacer.

Desde estos dos puntos de vista es que tratamos de sacar las conclusiones.
Evaluamos dos aspectos:

1. Todo lo que hace al mecanismo en sí de la palabra hablada: como es su respiración, si la fuerza del aire espirado alcanza para lograr una buena intensidad, si tiene buena movilidad de los órganos que intervienen en la articulación: labios, lengua, velo del paladar, posibilidades de articulación de cada uno de los fonemas o letras.

2. Todo lo que hace a la forma y contenidos de ese lenguaje hablado: mecanismos que usa para comunicarse, si usa solo gestos, si los acompaña de vocalizaciones, si usa palabras sueltas o frases más largas y como es el contenido de lenguaje oral (recuerden las características que mencionábamos anteriormente).


GENERALIDADES SOBRE ESTIMULACION

Al planificar la reeducación total del niño, no pensamos como único objetivo la recuperación de todo lo alterado, sino que tratamos de lograr su integración global con todo aquello que quedará como secuela.
Teniendo en cuenta las conclusiones extraídas, uno de nuestros objetivos será precisamente el enseñar, como aprovechar todas las horas del día y a través de las actividades cotidianas ir dando la estimulación necesaria y apropiada en cada caso.

Repetimos aquí lo que decíamos al principio: la importancia fundamental que tiene una buena relación familia-niño y madre-niño durante el primer año de vida, como base de todo proceso de comunicación.

Cuando la familia y en especial la mamá no se halla en un marco emocional adecuado y no disfruta la relación con su hijo puede adoptar inconscientemente e involuntariamente actitudes que le resulten poco beneficiosas.

Es cierto que durante los primeros meses de vida del niño, toda la familia se encuentra agobiada por la serie de trastornos de su bebé que la afligen y preocupan (caminará, no caminará, neurológicamente que pasará con la válvula, si la tiene, qué pasará con la parte urológica, etc.) y muchas veces, deja de lado la estimulación apropiada para un buen desarrollo madurativo del lenguaje.

Es por ello que creemos oportuno comentar algunas de las pautas madurativas más importantes de estimulación para determinados momentos evolutivos, y a partir de todas las vivencias diarias.
Imagen
¿Qué paso puedo hacer con mi bebé hasta el año de vida?

:: Busque el momento para alzarlo, acariciarlo, hablarle, mirarlo, ya que éstas son las más importantes formas de comunicación entre ambos (mamá-niño).

:: Estar atento a las necesidades de su bebé, pero al mismo tiempo darle oportunidad de manifestarlas.

:: Trate de que el momento de la alimentación sea en un ambiente sereno, tranquilo, mirándolo a los ojos y sosteniéndolo en sus brazos, buscando crear un clima especial entre ambos.

:: Repita los mismos sonidos que él produce, recuerde que eso estimula que una valiosa y necesaria ejercitación verbal de su niño.

:: Llámelo siempre por su nombre.

:: Cuando note que su balbuceo es rico, estimúlelo con nuevos sonidos , recuerde que así estimula otra importante etapa.

:: Cuéntele todo lo que pasa a su alrededor y que forma parte de su rutina diaria, aún lo que parezca más trivial (vamos a preparar la comida, vamos a poner el abrigo, vamos a secar las manos, etc.).

:: Nombre y muéstrele cada uno de los elementos que usa con él, recuerde que el niño necesita ver, escuchar el nombre y saber para qué sirve cada cosa.


¿Qué puedo hacer con mi hijo que se maneja con muy pocas palabras?


:: Muéstrele figuras y libros con imágenes nombrándole lo que ve.

:: Cuando quiera algo y lo manifieste con gestos, estimúlelo a que lo nombre de alguna manera.

:: Muéstrele y nómbrele cada uno de sus juguetes, ropas, muebles, comidas, tratando que los nombre de alguna forma.

:: Descríbale todo lo que va haciendo en la casa, para que asocie lo que ve a lo que escucha.

:: Llame a todas las cosas por su nombre real, por gracioso que resulte no lo estimule al uso de palabras mal pronunciadas o deformadas.


¿Qué puedo hacer con mi hijo que utiliza un lenguaje hablado fluido, pero descubro algunas de las fallas antes mencionadas?


:: No permita que su niño tenga largos monólogos.

:: Controle que su lenguaje hablado se refiera siempre a algo concreto.

:: Exíjale a su niño siempre la respuesta apropiada a su pregunta.

:: Busque cosas de su interés y trate de mantener un diálogo con él.



CONCLUSIONES

- Debemos recordar que todas esta indicaciones son en cuanto a las generalidades.

- Cada niño es un ser distinto a los otros, por lo tanto cada uno necesitará su propia guía.

- En el seno de la familia debe encontrar la seguridad y protección necesarias para desarrollarse.

- Nuestra función es precisamente brindarle al grupo familiar las posibilidades para que puedan cumplir sus objetivos: permitirle al niño insertarse en la sociedad, aún con las alteraciones remanentes.